Cultivo de tabaco

Fermentación en bolsas de plástico
por Jorge

Este método está en el apéndice Cómo cultivar tabaco del libro de Iain Gately titulado La Diva Nicotina, un muy interesante libro sobre la historia del tabaco.

Este método emplea bolsas de plástico (doble) donde se depositan las hojas y se pueden exponer al sol para la fermentación, la cual se realiza inmediatamente luego de la recolección.

He utilizado con buen resultado el método para la variedad Burley, sin notar alguna diferencia de calidad en las hojas que son curadas luego de la recolección curándolas al aire bajo techo y luego apilándolas para la fermentación. Permite la posibilidad de observar como a través del método se elimina de las hojas un líquido marrón que contiene compuestos de nitrógeno y que también reduce el alquitrán y la nicotina.

Para empezar la germinación puede emplearse un semillero (bandeja para semillas) de 30 cm apróx. de lado. Lo anterior es para la germinación de las semillas, luego las pequeñas plantas deben ser trasladadas a la tierra, parece lo mejor contar con alguna parcela de tierra (por lo menos de 2 x 2 metros), pero se pueden usar macetas que permitan crecer plantas que pueden alcanzar hasta 1,60 mts. de altura apróximadamente. Se debe tener en cuenta que la planta deberá tener la posibilidad de recibir mucho sol (una planta por maceta).

El semillero o los recipientes de germinación debe estar en el exterior, donde les de buen sol y protegidos del viento. Se pone la semilla en el recipiente y se cubre con 5 mlm de tierra. Luego regar. Proteger con un plástico para mantener dentro una temperatura alta, permitiéndo que la planta tenga espacio para ir creciendo. Mantener la tierra húmeda, regándola cada pocos dias.

Cerca de las dos semanas las plantas deberán haber germinado, se retira el plástico protector y se debe cuidar que permanezcan en un sitio cálido. Cuando alcancen de 10 a 12 cm de altura (apróx.) estarán listas para ser trasplantadas a la tierra o a macetas. Es muy importante no dañar las raíces, se debe retirar con mucho cuidado las plantitas del semillero, es preferible realizar el transplante a ultima hora de la tarde, para que puedan aclimatarse a su nueva ubicación durante la noche. Es la etapa de mayor fragilidad de la planta durante el proceso de cultivo.

El suelo donde se realiza el transplante debe ser previamente fertilizado.

Si el trasplante es a una parcela de tierra, se debe mantener una distancia de 50 cm en hileras separadas por un metro. La plantita debe colocarse en un hoyo y cubrir el tallo 4 cm por encima de la raíz. Luego del trasplante deben regarse dos dias seguidos, y no volver a hacerlo hasta que transcurra una semana.

En esta etapa la planta siente el proceso de trasplante y lo demuestra "entristeciéndose", lo cual es normal, pasados algunos días la planta comenzará un proceso de crecimiento lento pero fuerte. Es muy necesario el riego (a ultima hora de la tarde) y mucho sol.

Luego de un mes y medio que la planta alcanza unos 50 cm de altura apróx. y se notará que comienza una etapa de crecimiento bastante rápido.

La planta durante el crecimiento podría sufrir el ataque de algunas enfermedades, y quizás sea necesario utilizar algún funguicida.

La etapa del despunte y deshijado o desbotonado

Cada planta deberá tener entre quince y veinte hojas.

En esta etapa es necesario cortar las flores y los brotes pues si estos permanecen en la planta le quitarán nutrientes que quitarán energía a la planta y conspirarán en contra de un fuerte crecimiento.

La recolección de las hojas

Las hojas más cercanas a la tierra son las primeras en madurar. Se sabe que están listas para cortar cuando la hoja pierde el color verde intenso y pasa a un color verde claro, en algunas hojas amarillento. También se notará que estarán más lisas al tacto con los dedos.

Si las hojas son cortadas antes de tiempo no tendrán fuerte aroma y buen sabor cuando el tabaco sea procesado.

Es conveniente realizar la recolección en dias con tiempo seco.

Unos quince dias después se retiran las hojas situadas en la mitad del tallo, luego cada unos diez dias se van cortando otras hasta que quede solo el tallo.

El curado luego de la recolección

Una etapa muy importante en la cual son fijadas las propiedades organolépticas (sabor, olor, color, textura) de la planta. Mediante el curado se realiza la fermentación y el secado de las hojas.

A medida que vamos realizando la recolección de la hojas mediante su corte, se ponen una arriba de otras cinco o seis hojas y se guardan dentro de bolsas de plástico (dos) y se colocan al sol o cerca de una fuente de calor que facilite la fermentación. Este proceso dura cinco o seis dias, las hojas sudan dentro de las bolsas, esto eliminará compuestos de nitrógeno que producen mal sabor y se rebajarán el alquitrán y la nicotina.

Este proceso permite además que la hojas adquieran un color marrón amarillento uniforme.

Luego de la fermentación sigue el secado. La forma sencilla de hacerlo es colgar las plantas al aire. Si el tiempo lo permite se cuelgan al sol, en caso contrario en un lugar a salvo de las lluvias y el viento.

No se deben dejar las hojas durante la noche al aire libre donde podrían quedar expuestas al rocío. El tabaco estará listo cuando los pedúnculos estén secos, crujan al doblarlos pero conserven aún elasticidad.

Para cortarlo para pipa se pueden hacer rollos de cuatro o cinco hojas juntas y luego cortarlos con algún elemento muy filoso.

← Apuntes sobre el casing Casings naturales para el tabaco →

Compras Amazon