Cultivo de tabaco

Cómo cultivar tabaco
por Mapacho

Cómo cultivar tabaco casero, desde la siembra hasta su procesado. Este artículo es una traducción de Howtogrowtobacco con permiso del autor.

Germinación y semilleros

La temperatura de terminación ideal es de 20 C por la noche y 30 C por el día. El tabaco prefiere un suelo rico y bien drenado aunque lo hará bien incluso en suelos pobres. El pH de la tierra ideal para el tabaco es el siguiente (puede variar dependiendo de la variedad):

  • Plántulas: 5.8 a 6.2
  • Plantas adultas: 6.4 a 6.6

Dependiendo de la variedad de tabaco y las condiciones de cultivo se puede estimar que cada planta producirá el tabaco suficiente para hacer 5 paquetes de cigarrillos. Las plantas deben tener una separación de alrededor de 2 pies de distancia con filas de 3 pies de ancho.

Como germinar las semillas de tabaco

Planta las semillas de tabaco en interior alrededor de 30 días antes de la última helada. Las semillas son pequeñas y deben ser rociadas en un medio húmedo de textura fina (tierra). Después de echar las semillas se cubre con un papel de periódico para mantener la humedad y se pulveriza la tierra de vez en cuando con un pulverizador de agua. De forma alternativa se puede emplear un cartón de huevos con agujeros de 1/4 de pulgada en el fondo de cada contenedor de huevos. Llene el cartón con tierra húmeda, plante las semillas y cierre la tapa hasta que germinen las semillas. Se riega poniendo el cartón en una bandeja de agua para permitir que la tierra la absorva.

Las semillas tardan en germinar de 3 días a 2 semanas dependiendo de la variedad y la frescura de las semillas. Germinar las semillas en la oscuridad para acelerar la germinación. Una vez que las semillas han germinado muévalas a la luz o los tallos se alargarán y las plantas caerán. No riegue en exceso las plántulas. Deje que el suelo se seque algo antes de regar o las plántulas pueden ser atacadas por hongos en la base del tallo y morir rápidamente. Mantenga las plantas en un invernadero con calor, en interior detrás de una ventana soleada o usando luz artificial. La luz fluorescente blanca funciona bien pero necesitas mantener las bombillas cerca de la parte superior de las plantas.

Trasplante y cuidados

Trasplante al exterior una vez haya pasado el peligro de heladas y cuando las hojas tengan de 2 a 3 pulgadas de longitud.

Mantenga las plantas bien regadas y fertilizadas. El tabaco crece como un monstruo por lo que debe ser alimentado y regado como uno. Si usa estiércol sin compostar afectará al sabor de su tabaco, por lo tanto sólo use compost o fertilizante químico. Elimine todos los retoños para que toda la energía vaya al tallo principal.

Todas las plantas de tabaco son fértiles por sí mismas así que necesita solamente una de cada variedad para la producción de semillas. Las flores deben ser cubiertas con una bolsa de malla fina para evitar la polinización cruzada.

El resto debe ser podado para producir hojas considerablemente más gruesas. Las flores aparecen típicamente en la parte superior de la planta hacia el fin de la vida de la planta y son retiradas para la producción de tabaco.

Cosecha y procesado

Hojas de N.rustica (stereoman)
Secado de hojas (stereoman).

El tabaco se cosecha normalmente en otoño. Cuando está maduro las hojas toman una apariencia similar a la piel de cocodrilo, pueden empezar a tomar un color amarillento y los tallos se vuelven quebradizos. Se cosecha toda la planta, independientemente del color de la hoja o madurez, en caso de que haya amenaza de heladas.

Cuelgue las hojas en grupos empleando gomillas o cables; alrededor de la hoja es necesario que haya un área protegida con alguna circulación de aire hasta que las hojas se vuelvan marrones. Las hojas deben volverse marrones antes de su secado, si esto no ocurre sitúelas en una pila y tápelas con una manta o toalla. Rote las hojas en la pila todos los días o empezarán a pegarse entre sí y a desgarrarse. Si cualquier hoja se vuelve húmeda, séquela antes de devolverla a la pila.

Las variedades Mild Virginia se pueden fumar una vez que se han vuelto marrones aunque tienen mejor sabor si se curan. El tabaco de mascar se puede preparar hirviendo las hojas en algo de agua junto a paloduz, melaza, chocolate y otros aromas.

Las hojas secas se curarán cuando se guarden. Mientras más tiempo sean guardadas mejor será su sabor. Algunas variedades de curado fácil pueden ser curadas decentemente para ser disfrutadas después de 3 meses, mientras que otras pueden tardar años. De forma alternativa, el proceso de curado puede ser acortado considerablemente usando un horno casero donde el calor, la humedad y la ventilación puedan ser controladas cuidadosamente.

El tabaco que rasca puede ser pulverizado con agua o agua azucarada y después tostado al horno a 121-135 C de 10 a 12 minutos para hacerlo más suave.

Las hojas deben ser trituradas antes de fumar. Hay máquinas diseñadas para este propósito aunque se pueden obtener buenos resultados usando una batidora.

Humedezca las hojas secas solamente lo necesario para que sean flexibles, enrróllelas en rollos de 1 pulgada de diámetro y entonces corte los rollos en trozos de una pulgada. Deje caer los pedazos de hojas en la licuadora y hágala funcionar durante unos 15 segundos.

Experimente con cantidades pequeñas hasta que coja el punto de lo seco que debe estar el tabaco y durante cuanto tiempo debe funcionar la batidora. La mayoría de la gente prefiere hacer cigarros con tubos de papel con filtro. Los tubos son rellenados con el tabaco triturado usando una máquina.

← Cómo hacer un casing de coco Catterton →

Contacto

Si quieres compartir alguna técnica o buscas sobre un tema no tratado en la web puedes contactar conmigo a través del email indicado a pie de página.