Cultivo de tabaco

Apuntes sobre el casing
por Jorge

Se denomina casing a la mezcla de agentes saborizantes higroscópicos y volátiles o no volátiles aplicados al tabaco para ponerlo en condiciones de ser procesado (para reducir la fractura, facilitar el corte, etc). Algunos agentes saborizantes conocidos son: cocoa, chocolate, regaliz, jengibre, canela, vainilla, melaza, ron, brandy, jarabe de arce, ciertos ésteres, angelica, aceite de anis, aceite de enebro, aceite de clavo, miel y azúcar.

La palabra casing se puede traducir entre otros significados como cubierta, envoltura y revestimiento. La misma comenzó a utilizarse a mediados del siglo XIX. Parece tener su orígen en una forma de referirse al tabaco por los plantadores luego de cosechado. Cuando este se encontraba suave, flexible y convenientemente húmedo para manipularlo se decía que estaba "in case".

Es un procedimiento anterior al corte; diferente al "top flavoring" que son saborizantes volátiles aplicados al tabaco cortado luego del secado final.

Métodos de aplicación

Se ha aplicado de dos maneras, frío o caliente.

  • Método en caliente: el casing se aplica caliente, luego es sometido a un proceso de enfriamiento, el tabaco es cortado inmediatamente después.
  • Método en frío: la humectación y el rociado se aplican fríos al tabaco, se permite que sean absorbidos durante la noche antes de cortar el tabaco.

El casing caliente produce tabaco con un poco menos de nicotina, el calor produciría una destilación de vapor de la misma.

Experiencia

Personalmente de los materiales para casing mencionados he utilizado cocoa, chocolate, regaliz, canela, vainilla, ron, clavo, miel, azúcar y melaza con buenos resultados.

Los tabacos naturales bien curados y embodegados luego para su añejamiento dificilmente piquen la lengua a la mayoría, pero la boca de cada persona es un mundo de diferentes sensaciones, algunas bocas pueden ser más sensibles que otras. Pocas veces he tenido el inconveniente del picor de lengua, a excepción de alguna marca mezcla de burleys naturales (con casing natural de regaliz y cacao) que me ha mordido y algunas pocas otras mezclas saborizadas artificialmente. Los tabacos aromatizados con saborizantes artificiales son los que suelen picar más, algunos aromatizados pican menos posiblemente por la buena calidad de los saborizantes utilizados. Nunca he tenido inconvenientes desagradables con el tabaco que he cosechado, pero tal vez porque tampoco los he tenido con casi ninguno de los comerciales.

Luego de curado el tabaco casero he notado que con un añejamiento de por lo menos seis meses mejora el sabor, posteriormente puede ser saborizado y disfrutado luego de prensado 25 dias, pero también he notado que luego del saborizado y prensado embodegando otros seis meses mejora todavía más su sabor.

Con respecto al libro del Coronel Coin de donde se extrajo y tradujo la parte sobre casing naturales para el tabaco; posteriormente se menciona en este que luego del casing el tabaco es procesado como twist (se hacen girar las hojas y se forma una cuerda) o plug (arrollado y prensado fuertemente), para los tabacos finos recomienda hasta tres años de añejamiento.

Fuentes consultadas

← Como fumar en pipa Fermentación en bolsas de plástico →

Recomendado